jardín eureka

“No se debería tolerar que un niñ@ se aburra en la escuela”

28 marzo, 2018

FRANCESCO TONUCCI:”No se debería tolerar que un niño se aburra en la escuela”

“El objetivo de la educación no es que los alumnos se aprendan el programa, sino ayudarles a desarrollar su naturaleza y vocación”

Fuente: diario la Opinión Coruna | Rafael Montaner 18.02.2018 | 14:04 | El pedagogo italiano Francesco Tonucci.


...Está llena de niños de entre tres y cuatro años pero ninguno sonríe… Contra esta imagen lleva luchando más de medio siglo el pedagogo y dibujante italiano Francesco Tonucci, Frato (Fano, 1940). Desde que en 1968 dibujó la primera de sus viñetas, en las que los niños siempre cuestionan la forma de pensar de los adultos, cada una de ellas ha sido y es un misil contra la línea de flotación de la educación tradicional. “Todo lo que hago es para denunciar la escuela triste”, dice.

 Tras 73 años aún queda tristeza en las aulas, ¿no cree?

-El problema es que existe la sensación de que una escuela que le guste a los niños no es un buen colegio. Los padres mismo, a veces, se preocupan si el niño va contento a la escuela porque piensan que no es seria. Esto se debe a que los adultos recuerdan una escuela seria que hace sufrir a sus alumnos. Estoy totalmente en contra de esto. La escuela debe ser un lugar ameno, simpático y agradable pues los niños pasan en ella mucho tiempo. Si en el trabajo la gente está bien produce más. La escuela es igual. Que se aburran los alumnos es algo que no se debería tolerar pero se ve normal.

 ¿Cómo se evita que los niños se aburran en la escuela?

-Simplemente que puedan hacer lo que a cada uno le guste. Parece casi una propuesta anárquica, pero no lo es. Es permitirle que desarrolle su vocación. García Márquez cuenta que uno nace escritor, poeta o músico y a veces no lo sabe. Sería muy importante que, al entrar por primera vez en una escuela, encontrarse a alguien que le ayude a descubrir su juguete preferido. Lo más importante de la educación no es impartir el currículo, sino ayudar al niño a dar con su juguete preferido, con el que ser feliz toda la vida.

 Entonces, ¿ese es el principal secreto del oficio de enseñ ar?

-El secreto del maestro no es enseñar, sino educar. En la Constitución Española hay una frase muy bonita, la misma que está en la Declaración de los Derechos del Hombre de 1948, que es: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana”. No dice que el objetivo sea la instrucción, ni que aprendan el programa, sino que puedan desarrollar su naturaleza. Mi deber como maestro es desarrollar las capacidades de los niños, no enseñarles mis competencias. Yo en mi clase era siempre el mejor en dibujo, pero no le interesaba a nadie. Sufría mucho porque tenía problemas en matemáticas. Pero el maestro no me decía “como tú has nacido artista, no te preocupes, ya llegará la matemática”. No digo que hay que incentivar solo lo que el niño quiere, pero si éste se dedica con toda su alma a ello, también potenciará lo que le falta.

 ¿Qué opina de las tareas escolares para casa?

-Los deberes no logran los resultados que la escuela propone. Los plantea como un refuerzo para los alumnos más débiles… Entrenar y entrenar hasta aprender. Los que ya saben mucho no se entiende por qué tienen que hacerlos, pues para ellos es un castigo. El problema está en que los más débiles tienen también familias débiles, pues lamentablemente el éxito escolar es correlativo al nivel sociocultural de los padres. Esto es una enorme injusticia. Otra denuncia a la escuela, que debería compensar lo que le falta al niño al nacer y no lo hace. Estos niños que saben poco muchas veces no tienen una familia preocupada por su experiencia escolar ni capaz de ayudarles con los deberes, pues casi siempre sus padres saben menos. Si un niño necesita recuperar, eso es una competencia que la escuela no puede dejar en manos de los padres. Es un papel que corresponde al colegio dentro del horario escolar, con el maestro, que es el único que sabe cómo moverse para que el niño pueda recuperar sus lagunas. Además, los deberes son un abuso porque ocupan un tiempo que no es del colegio. Los escolares ya pasan cinco o seis horas al día en el colegio y es más que suficiente. La escuela no tiene derecho a ocupar más tiempo de la infancia. Al contrario, debería estar interesada en que los niños aprovechen el tiempo fuera del horario escolar para jugar, descubrir y vivir experiencias que poder contar en el aula. La escuela necesita de la vida de los niños, si no recibe este aporte tiene que volver al currículo y al libro de texto, y por tanto es una mala escuela.

 Dice que el objetivo de los consejos de niños es el de poner en crisis a los adultos. ¿Por qué?

-Poner en crisis nuestra forma de pensar es vital. La Convención de los Derechos del Niño de 1989 dice que los niños tienen derecho a expresar su opinión cada vez que se toman decisiones que les afectan, y que hay que tenerla en cuenta. Esto significa que un colegio que no tenga un consejo de niños con el cual se enfrenta el director para conocer lo que piensan los alumnos es una escuela ilegal que habría que cerrar. Sin un consejo de niños el colegio es de los maestros y de los padres, pero no de los alumnos.

Tagged: